viernes, 19 de octubre de 2012


Tratamiento intensivo:

Si tienes el cabello muy fino y debilitado, además de aplicar una o dos veces por semana un buen baño de crema, es conveniente agregar ampollas reconstituyentes y cortar las puntas cada treinta días. Es fundamental que sigas estos pasos porque con su actual contextura no resistirá el crecimiento que implica un peso para sus debilitadas raíces.

En cambio, si tu cabello es grueso y se deshidrató durante la época estival, distribuye el acondicionador desde las raíces hasta las puntas. En este caso, si bien es necesario recortar las puntas, no resulta imprescindible como en el anterior, ya que no suele ser tan notorio el efecto del sol y del agua salada o con cloro. Igualmente, se hace necesario, como en cualquier caso, evitar el florecimiento de las puntas que, de avanzar, puede alcanzar a las raíces y provocar su caída.

Los aceites que se venden en herboristas  casas naturistas o farmacias, combinados también con la crema de enjuague, resultan muy efectivos cuando se trata de recuperar la humedad perdida.


Fórmulas anti-sequedad

Liberar al pelo de suciedad es el paso básico que permite a cualquier tratamiento un mejor campo de acción. Recuerda elegir siempre champúes suaves. Aunque no tienen un poder limpiador tan profundo, puedes potenciarlo haciendo lo que recomiendan los peluqueros: realizar dos lavados, enjuagando la cabellera primero con agua tibia y por último con fría.

Luego, sobre el pelo bien escurrido, puedes aplicar el producto desde la mitad del pelo hasta las puntas, si las raíces son grasas. Pero si toda la cabellera está reseca, entonces no dudes en colocarlo cubriendo la superficie total. Inmediatamente después, conviene sumergir una toalla en agua bien caliente y escurrirla para envolver luego la cabeza. Para potenciar el efecto, coloca encima una gorra de plástico. Deja actuar el baño durante 25 ó 30 minutos.



Baño de crema extra-humectante

Para lograr resultados inmediatos, mezcla dos cucharadas de crema de enjuague con dos de oliva y una de jugo de limón. Coloca en todo el pelo (menos en el cuero cabelludo) y deja actuar durante cuarenta minutos. Peina varias veces de arriba hacia abajo (evita masajearlo) para que las escamas del pelo se cierren y el pelo luzca más saludable. Retira con abundante agua con limón.


Como usar el acondicionador




Para el cuidado de todo tipo de cabello se debe utilizarse una dosis de acondicionador tras el champú. El acondicionador cierra los poros abiertos por el agua caliente, y funciona como lubricante, reparando y también ayudando al peinado. El acondicionador debe ser utilizado de la siguiente manera : aplicar partiendo desde la nuca, arrastrarlo hacia las sienes, y terminar en la coronilla.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada